Mar 012015
 

David contra el gigante Goliat es el ciclismo urbano en Latinoamérica: una batalla en la que trasladarse en bicicleta supone enfrentarse a un tráfico anárquico y a posibles atracos, en una de las regiones más violentas del mundo.

“Un carro pesa una tonelada y media y yo unos 90 kilos. Mi bicicleta, 10 kilos tal vez. Es completamente desproporcional, así que imagínate la destripada que te pueden pegar”, dice el guatemalteco Alexis Herrera, en el cuarto Foro Mundial de la Bicicleta (FMB), un ámbito de promoción del ciclismo que se realiza hasta el domingo en Medellín, segunda ciudad de Colombia.

Herrera, moreno, de contextura gruesa y 41 años, pedalea por las calles para mostrar que “los ciclistas somos parte del tránsito, no algo fuera de él”.

Pero su activismo le ha pasado factura: un auto casi lo arrolla el año pasado.

“Cuando pedaleaba, un auto pasó pegado a mi rodilla izquierda. Casi caigo. El semáforo se puso en rojo. Entonces, me puse al frente del carro para preguntarle qué pasaba. El tipo se pasa en rojo y me tira el carro encima”, cuenta este hombre que vendió su auto hace dos años para movilizarse exclusivamente en alguna de sus tres bicicletas.

Cuando lo vio acelerar, Herrera alcanzó a apartarse, pero el carro aplastó a su amada de dos ruedas. “Si me agarra, por lo menos me quiebra las dos piernas”, señala consternado.

De ser así, el ciclista estaría en la lista de los más de 50 mil muertos por año en las vías de Latinoamérica y el Caribe, de los cuales 50% corresponde a peatones, ciclistas y motociclistas, según un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) presentado en el FMB.

Para el mexicano Luis Felipe Villegas, un empresario gastronómico del estado de Sinaloa, en el convulsionado noroeste del país, la inseguridad para los ciclistas va más allá de la falta de conciencia vial de los conductores.

“Hubo una época en que no podíamos salir en bicicleta en las noches porque había balaceras o enfrentamientos entre los grupos delictivos”, cuenta en el FMB este miembro de un colectivo de ciclistas en la ciudad de Los Mochis.

En Sinaloa, sede de uno de los cárteles más temidos de México, fue capturado hace un año el entonces narcotraficante más buscado del país, Joaquín Guzmán Loera, El Chapo.

Con la violencia derivada de las drogas “a la baja”, en Los Mochis unos 6 mil amantes de la bicicleta se reúnen mensualmente para transitar en las noches, cuenta Villegas. “Como estuvimos reprimidos mucho tiempo, ahora que podemos, salimos”, afirma.

Sin embargo, la inseguridad es un grave problema en Latinoamérica. Videos de robos a ciclistas abundan en las redes sociales de Buenos Aires y también de la “bici-amigable” Bogotá, que con 611 mil 472 viajes diarios y 392 kilómetros de ciclorrutas construidas es, según el BID, un modelo regional en la materia.

Vencer el miedo a ladrones, así como a buses, camiones, taxis y autos particulares, sigue siendo el gran reto de quienes eligen este medio de transporte para sortear los embotellamientos de las metrópolis.

“Tengo mucha admiración por todas las personas que se lo guerrean en Latinoamérica y montan bicicleta por todos lados”, señala por su parte Camila Pinzón, representante de la Embajada Holandesa de Ciclismo, una organización público-privada que a instancias de la experiencia holandesa promueve el uso urbano de la bicicleta en todo el mundo.

“Es muy distinto usar la ‘bici’ aquí que en Holanda, donde es facilísimo”, comenta Pinzón en el FMB, un foro nacido en 2011 en Brasil precisamente como reacción al atropello de 20 ciclistas en la ciudad de Porto Alegre.

Pero el caso del guatemalteco Herrera muestra que es posible vencer a Goliat.

“A veces, mucha gente dice ‘Yo no uso la bicicleta porque es insegura'”, señala este ciclista militante. “Les pregunto: ‘¿Prefieres ser el que usa el carro y tiene la posibilidad de pasarte por encima?’. Yo prefiero ser el de este lado”.

Con más de 130 expositores, el FMB de Medellín es el primero fuera de Brasil y sus organizadores esperan que más de 5 mil asistentes asistan a la cita.

Feb 182015
 

10960167_366295176895459_1737319665666683615_o

 

Siempre he querido escribir algo parecido a esto a la historia de cómo recupere mi bici así que AFORTUNADAMENTE aquí me hallo, dispuesta a contar cómo he conseguido recuperar mi bici y encima en menos de 72horas!!!
*************
En la tarde del martes 17 de Febrero de 2015, había dejado mi bici aparcada debajo de mi casa por un par de horas (de normal duerme arriba) porque la iba a coger después. Vivo en Guindalera, un barrio tranquilo, y este hecho me hizo que dejase la bici candada sólo con un cable gordo (>3cm de diámetro), sí me dio pereza subir a casa a por la U para tan poco tiempo (mal, lo sé, maaal).
Al final no me animé a salir y bajé para subirla a casa a las 22.15h. Y ya no estaba. Obviamente mis ojos no quisieron reconocerlo y volví a subir a casa pensando que estaba allí pero no la había visto. No, no estaba…Volví a bajar y dándome un paseo vi el candado. Posteriormente mi compañera de piso me confirmó verla a las 21.30h al salir ella del portal.
Subí y rápidamente empecé a compartir en facebook, grupos de whatsapp, listas de distribución de correo…pedí por favor que se compartiera y que si alguien la veía, me avisara.
La bici no debe ser muy común. Yo en Madrid aún no me he cruzado con otra y pensaba que en caso de verla en algún lugar me iba a ser facilísimo reconocerla.
Acto seguido bajé a comisaría a denunciar. No había apuntado el número de bastidor, pero afortunadamente en la factura de Bicimanía (gracias tienda!) me habían apuntado el número en la misma. Así que la denuncia iba completa de datos: exactitud del momento de robo, más descripción de bici y bastidor.
El miércoles y jueves se siguió compartiendo la info. Parte de mis amigxs, que son de lo mejor del mundo, y yo hicimos rastreo por las diversas web de venta de bicis: (todobicis.net, segundamano, mitrastero.org, webshopcashconverters, milanuncios y la aplicación de moda: wallapop, la cual yo conocí el mismo martes debido al robo..)
Yo había hecho un repaso profundo a wallapop de manera online hasta hoy viernes 20 después de comer y no me había percatado de ninguna bici similar.
Al despertarme de la siesta Ana L. me ha comentado que había un post en Bicicrítica Moratalaz de P.L.M. en el que decía que habían puesto en wallapop ayer jueves una bici similar. Me ha pandido el cúnico y me he empezado a poner nerviosa y no era capaz ni de encender el ordenador para buscar. Le he pedido a Belén C. y Victor N. que me mirasen a través de esa aplicación el supuesto anuncio.
Belén ha encontrado el anuncio y se ha puesto en contacto con el tipo. Como veis en la foto, parece que era de una tienda. La ubicación exacta no salía. Se veía la C/O´Donnell en el mapita y yo he dado por hecho que estaba en uno de los dos cashconverters de esa zona.

En pijama (sí señores y señoras, me estaba despertando de la siesta), me he bajado corriendo, he pillado la bici que tenía en uso y camino a Cash Converters, me he pasado por la comisaría que me pillaba de paso. Les he enseñado el anuncio a los policías con el móvil, les he dicho que había denunciado el martes noche allí y les he pedido por favor que me ayudasen a recuperarla. Que daba mis piernas a que esa era mi bici, tenía certeza absoluta.
Ojo, no me caracterizo por la fe en los cuerpos del estado, pero he pensado que si ya no estaba en la tienda, así si ellos veían también el anuncio iban a molestarse en rastrear la identidad del vendedor.
En esos momentos Belén C ya había hablado con el tipo de la tienda y le había dado la ubicación exacta de la misma: C/Alcalá 186. Correspondiente a la tienda REAL CASH.
Los policías tenían dentro de una dependencia mi móvil y yo ya sabía dónde estaba la bici. Flipaban el asunto y estaban haciendo una comandilla para ir a la tienda de paisanos.
Yo estaba taaaaaaaaaaaaan nerviosa (tenía mi bici a escasos 200m), que les he dicho que ya me iba yo a la tienda que se quedasen con todos los documentos y que fueran para allá, que yo les esperaba dentro.
He llegado a la tienda y la he visto desde el escaparate. Sobreestimamos (o sobresestimo) muchas veces a los ladrones. El ladrón la entregó con el agarre de la U, con el agarre de la luz de la tija y ni se molestó en quitarle las luces imantadas…
Al entrar en la tienda, les he dicho que quería ver las bicis (tenían 4-5 bastante buenas, por cierto..) y ya no les he podido decir nada más porque me he puesto a llorar todo lo que no había llorado por el robo. Los tenderos me miraban atónitos y me decían que qué me pasaba. A los minutos, cuando he podido parar, les he dicho: “Esa es mi bici y la poli está de camino”.
Al minuto a aparecido la poli, todo está muy cerquita, entre mi casa, la comisaría y la tienda esa no hay ni 400metros.
Los de REAL CASH han dicho que cada jueves ellos mandan a la policía los números de bastidores (excusándose). Posteriormente en comisaría la policía nos ha explicado que es imposible hacer el cruce entre lo que envían las tiendas y sus bases de datos de registro. No existe forma digital de hacerlo, se trata de una tarea manual, que raras veces hacen.
La bici la vendió el ladrón por 70€ (¡qué miserable, por favor!) y ellos la estaban vendiendo por 190€.
La tienda ha asegurado que recepcionaron la bici en REAL CASH a las 20.00h del mismo martes, cosa imposible porque mi compañera de piso y un vecino de la finca la habían visto a las 21.30h aún aparcada. La policía ha dudado de los datos de la tienda, pero no han querido dar más importancia al tema para no retrasar la entrega de todo. A mi juicio, se debería legislar la compra-venta para que no fuera posible hacerlo sin factura….son tiendas raras…
Había 4 policías vestidos de paisanos en la tienda (2 de ellos, podían estar, por cierto, picando datos en un ordenador para hacer el cruce de bastidores y tiendas de venta de cosas de segunda mano, ejem, que el caso tampoco era para tanto…).
Nos hemos tirado rato porque han aprovechado a averiguar los datos del vendedor ladrón, el cual parecer ser que está fichado por más delitos y había vendido más bicis en esa tienda. Es español, lo digo porque muchas veces se enjuicia por nacionalidad, y mucho de lo malo, lo tenemos en casa). Se Atentos comunidad ciclista de Guindalera! Podría haberse vendido ahí alguna de los últimos robos. La poli ha apuntado el número de esos bastidores y sí van a hacer rastreo por si ha habido denuncias en los últimos tiempos.
Me han llevado la bici a comisaría y ya hemos ido ahí a recogerla y a firmar más cosas.
Les he pedido que me convaliden puntos si alguna loca vez en mi vida decido opositar a judicial. ¡Ha sido una excelente resolución de caso!..Porque el caso lo hemos resuelto nosotros, no ellos!
Por cierto, cuando hice la denuncia el policía me dijo dos cosas: 1. Que no entendía por qué me permitía el lujo de tener una bici tan cara para moverme por Madrid, que así me había pasado. A lo que yo le respondí que él no era quién para decir en qué me gastaba yo el dinero, que era mi medio de transporte, que invertía en seguridad y comodidad y le pregunté con sorna si él se había comprado un coche de 10€ o tenía algo decente. Agachó la cabeza y me pidió perdón por la intromisión. 2. Que diera por perdida la bici que no iba a encontrarla. Como buen poli, él cuenta con la experiencia de los cuerpos del estado en resolver los casos. Desconoce el poder de la ciudadanía y de los círculos ciclistas!!!
Así que eso: HE ENCONTRADO MI BICI, GRACIAS A TODXS VOSOTRXS,…estoy más feliz que una perdiz y me voy de vinos a celebrarlo! Quería dejar el relato por escrito hecho antes!!
Stefi…MUY, MUY, MUY FELIZ,….se me sale la sonrisa de la cara. ;-D

CONSEJOS:
-Ir en bici por Madrid exige disponer de un candado U en todo momento que la bici quede aparcada. Ser vaga se paga caro.
– Hay que apuntar el número de bastidor de nuestras bicis.
-Hay que dar la lata a la red social (amigxs y allegadxs de amigxs) para que la información llegue al máximo número de personas posibles…¡FUNCIONA!